¡Un auténtico mito del r&r británico!